Nuestra posición ante las campañas de desinformación

Publicado el día: 06/11/2018



Una vez más, mediante una permanente e intencionada campaña de desinformación, se pretende alterar el normal funcionamiento institucional de nuestro Consejo propagando información falsa, con el avieso propósito de procurar indebidas ventajas.

El uso abusivo de las redes sociales y las nuevas tecnologías facilitan tanto el agravio personal como la difusión de la mentira sobre los claros objetivos de la gestión. Quienes, irresponsablemente, buscan confundir a los matriculados, reiteran insistentes comunicaciones con el evidente propósito de causar daño, sin medir consecuencias.

Por ese motivo, la Mesa Directiva ha tomado la decisión de responder por este medio y aclarar todas y cada una de las intencionadas “noticias desinformadoras” (que en el ámbito periodístico se conocen como “fake news”) que proseguirán, lamentablemente, ante la imposibilidad de ofrecer alternativas de valor a la política de excelencia que la actual gestión –siguiendo la línea dictada por sus antecesores- ofrece a la matrícula.

Abuso de un espacio televisivo

El sábado 27 de octubre último, en el programa “La noche de Mirtha Legrand”, un miembro del Consejo Directivo se refirió en forma aviesa y malintencionada a las autoridades de nuestro Consejo Profesional, dando a entender pretendidas irregularidades en el contrato suscripto entre SIMECO y Swiss Medical.

El colega afirmó haber denunciado el hecho en la Justicia, dejando entrever, intencionadamente, que su imputación se habría visto confirmada en los Tribunales, lo cual es absolutamente falso.

Si bien se percibe con claridad una mezquina intencionalidad política -en función de sus propios intereses para las elecciones internas del año próximo-, corresponde aclarar que el asunto al cual se hizo referencia en el citado programa de TV fue objeto de intenso y completo tratamiento en la sesión extraordinaria del Consejo Directivo celebrada el 12 de marzo de 2018, donde se comprueba que el convenio con Swiss Medical resultó aprobado por mayoría con el voto afirmativo de catorce consejeros, en tanto otros siete se inclinaron por la negativa. La lectura del Acta respectiva permite incluso corroborar que quien no tuvo tapujos en realizar la temeraria declamación televisiva no estuvo presente en dicha reunión.

No es nuevo en nuestro país, en varios otros órdenes, que algunas minorías no entiendan el espíritu democrático que anida en nuestras instituciones, y que recurran a medios arteros ante las decisiones que se adoptan mayoritariamente. Es lamentable que también ocurra en una asociación profesional como la nuestra, de trayectoria intachable y merecedora de tantos premios a la excelencia y la calidad, donde los matriculados siempre actúan con decoro y el respeto que nuestra institución merece.